Una alumna del Instituto Español de Londres y su profesora de ICT desarrollan en la Saatchi Gallery un proyecto de igualdad de género.

‘Con esfuerzo e ilusión, todo lo que imagines puede hacerse realidad’. Esa sería una buena conclusión de lo que ha sido ‘Panache’, un concepto que surgió como un modesto trabajo escolar, como una idea de diseño gráfico para la asignatura de ICT en el Instituto Español y que acabó pocos meses después convirtiéndose en un proyecto real en la Saatchi Gallery de Londres. La autora del trabajo, Sofía de la Cruz, estudia el segundo y último curso del Bachillerato de Ciencias. Ella y su profesora, Lucía Buceta, nos explican cómo un proyecto escolar traspasó los límites del aula hasta hacerse realidad en una de las galerías de arte más prestigiosas y visitadas del Reino Unido.

¿Por qué ‘Panache’?

“Panache /pəˈnæʃ/ es una palabra de origen francés cuyo significado en inglés expresa muy bien lo que pretendía ser este proyecto: ‘A stylish, original, and very confident way of doing things that makes people admire you’. Cuando la idea se hizo realidad en las salas de la Saatchi Gallery ocurrió exactamente eso, la gente que asistía a la ‘private view’ de ‘Known Unknowns’ nos miraba como si fuésemos ‘celebrities’, y nos hacía fotos. Algunos se hacían ‘selfies’, pensaban que formábamos parte de la instalación”. Pero eso es solo una anécdota. En realidad, el objetivo de este proyecto que combina la fotografía y la dirección artística de moda tiene mucho que ver con la igualdad de género. “Se trata de ‘deconstruir’ los roles de género, todas esas “normas” sociales, tabúes y prejuicios que hacen que un determinado ‘outfit’ sea socialmente aceptable o no para un hombre o para una mujer. Al igual que los juguetes infantiles condicionan los roles de género en los niños y niñas, con la moda masculina y femenina ocurre algo similar. Coco Chanel contribuyó a que la mujer se liberara de la esclavitud del vestido, introduciendo y adaptando a la moda femenina elementos tradicionalmente asociados a la confección masculina. Y no por ello las mujeres perdieron su feminidad, sino al contrario. Diseñadores actuales como Palomo Spain realizan la propuesta inversa, que los hombres puedan vestir elementos de la moda femenina sin dejar de resultar ‘varoniles’. Sin embargo aún no ha calado ese proceso en la mentalidad masculina, ni siquiera en los más jóvenes. Mi propuesta es que esa reinterpretación de la moda ‘femenina’ y ‘masculina’ que ya existe en la pasarela forme también parte del día a día de la gente normal. Por ejemplo aquí, en los institutos, que los chicos puedan elegir la ropa y los complementos que les gusta sin verse cuestionados”.

¿Quiénes son esos chicos y chicas ‘Panache’?

“Esa es también una de las partes más interesantes y sorprendentes del proyecto. Viendo el resultado cualquiera desde fuera pensaría que se trata de modelos profesionales, pero no. Son los propios compañeros del instituto. Cuando se presentó el trabajo en clase todos los alumnos y alumnas de 2º de Bachillerato se presentaron voluntarios. Hubo un sorteo y se eligió a ocho estudiantes, cuatro chicas y cuatro chicos: Anna Abellan, Ruth Guillem, Bianca Misiti, Laura Díaz, Telmo Meana, Alejo Andrade, Álvaro Entrenas y Matteo Betteli. Estos compañeros han sido una parte fundamental del resultado, lo han hecho genial y se han sentido parte del proyecto. Creo que además se han divertido bastante. Pero estoy segura de que si en lugar de ellos hubiesen sido otros, lo habrían hecho igual de bien. Las personas disfrutan cuando superan las ‘barreras’, cuando se atreven a desafiar los estereotipos y roles sociales. Superar los convencionalismos nos hace crecer, ser más libres. Y sentir que tienes libertad te da confianza, te hace ser feliz”.

¿Cómo llegó ‘Panache’ a la Saachi Gallery?

“El proyecto nació para mi clase de ICT de 2º de Bachillerato. Se trata de un grupo al que conozco en profundidad y estaba segura de que conseguirían los mejores resultados. Así fue. Dada la calidad de los trabajos, decidí ponerme en contacto con la Saatchi Gallery, con la que yo había trabajado anteriormente, para conocer su posible proyección en la misma. En premio al trabajo realizado por Sofía De la Cruz, la galería ofreció una invitación a ocho miembros del grupo para asistir el pasado martes 20 de marzo a la ‘private view’ de ‘Known Unknowns’. Asistieron a la misma la fotógrafa así como parte del alumnado que había sido modelo en su trabajo previo. La sesión fotográfica comenzó a las 7 de la tarde y duró dos horas aproximadamente. Se trata, pues, del resultado de un excelente proyecto al que pude ampliar sus horizontes a través de la Saatchi Gallery”.

¿Qué destacarías del proyecto?

“Se trata de un trabajo brillante del que hemos podido disfrutar por su calidad y personalidad. Sofía es una alumna con mucho talento, una gran capacidad expresiva y una peculiar mirada del mundo. Además,  destaca por su profesionalidad y por su enorme capacidad de trabajo. Este proyecto no es solo una ruptura de los roles de género sino también una apuesta por la belleza no asociada a estereotipos”.

 

This post is also available in: en